1 2 4 5 6
implantes

Es una raíz artificial de titanio, (material bio-compatible) que se coloca en los maxilares permitiendo reemplazar con mucha naturalidad la pieza dental perdida.


Se pueden colocar uno o más implantes dentales en el hueso maxilar, facilitándonos la construcción de prótesis fija.


Cuando la carencia de piezas es total se realizan de dos a ocho fijaciones (implantes) para tener mayor estabilidad y se coloca la prótesis fijas sobre los implantes dentales que permiten rehabilitar toda la boca con nuevos dientes.


El uso de la técnica quirúrgica moderna permite al paciente que ha sufrido una perdida dental, una recuperación plena de la función masticatoria y de la estética bucal.


¿Qué es la oseointegración?

El proceso de osteointegración, se define como la unión mecánica firme, directa, estable y duradera producida entre el hueso vivo maxilar y el cuerpo de un implante dental de titanio, que acontece sin interposición de tejido conectivo.


Para que se produzca la oseointegración, hay que realizar una correcta técnica quirúrgica, dependiendo el éxito de la presencia o ausencia de procesos inflamatorios, del diseño del implante y del tiempo en el que el implante se mantenga libre de cargas, que debe ser alrededor de 4 a 6 meses.


¿Existen contraindicaciones para los implantes dentales?

Existen muy pocas contraindicaciones absolutas, podemos destacar enfermedades graves que influyan en el metabolismo del hueso, infecciones específicas, tumores malignos que afecten al hueso, o radioterapia en grandes dosis.


Es importante decir que los implantes dentales no provocan rechazo en el organismo, comúnmente cuando se habla de rechazo se refiere a una no oseointegración del implante dental (se estima normal un nivel de fracasos de 2% a 5% de los implantes colocados).


Cuando un implante dental no se osteointegra se puede volver a colocar otro para sustituirlo.